El ‘renacer’ de Hervé Renard: de jugar con Zidane y trabajar de basurero, a luchar por su hija y ser el héroe de Arabia Saudí

El ‘renacer’ de Hervé Renard: de jugar con Zidane y trabajar de basurero, a luchar por su hija y ser el héroe de Arabia Saudí

Arabia Saudí consiguió este martes doblegar a la todopoderosa Argentina de Leo Messi, una de las claras favoritas para proclamarse campeona del Mundial de Qatar. La victoria ante la albiceleste no ha llegado fruto de la buena suerte, si no a base de ser un equipo muy trabajado que sabe de sobra a lo que juega, y eso tiene un culpable: Hervé Renard.

El técnico francés de 54 años se puso al frente de la selección saudita en 2019 y consiguió clasificar al combinado árabe para esta edición de la Copa del Mundo como primera de su grupo tras vencer a Japón, Australia o China, entre otras. Ahora, busca firmar una proeza que su equipo no logra desde 1994: meterse en octavos de final.

De momento va por buen camino, porque su victoria ante Argentina y el empate entre México y Polonia colocan a Arabia Saudí primera del Grupo C, a la espera de cómo se vayan resolviendo los cruces restantes y de disputar las dos próximas jornadas, y complica la supervivencia de la albiceleste, que tendrá que ganar los dos enfrentamientos que le quedan.

El triunfo del ‘Matarreyes’, como ya le han apodado en las redes sociales por su parecido con Jaime Lannister de Juego de Tronos, ante el combinado de Lionel Scaloni no sorprende teniendo en cuenta la trayectoria de Renard como seleccionador: dirigió a Zambia y Costa de Marfil, e hizo a ambas campeonas de África en 2012 y 2015, respectivamente.

También consiguió una proeza cuando era técnico de Marruecos, entre 2016 y 2018, al clasificarla para un Mundial, el de Rusia, tras 20 años sin jugar en la Copa del Mundo, aunque terminó dejando el cargo tras caer en octavos de final de la Copa de África de Naciones ante Egipto. Además, fue segundo entrenador de Ghana y seleccionador de Angola, aunque terminaría marchándose.

Menos éxitos en clubes

El historial del galo no es tan exitoso en su periplo en clubes, pues ha pasado con más pena que gloria por varios equipos. Arrancó su carrera como entrenador en el Draguingan, conjunto de la sexta división francesa en el que se retiró como futbolista a los 30 años, y consiguió ascender hasta cuarta.

Después, Claude Le Roy le reclutó como segundo técnico para el Shanghái COSCO y el Cambridge United, donde posteriormente actuaría como preparador principal, y de su mano llegaría también a su primera selección, la de Ghana.

Los clubes más importantes a los que ha dirigido en su carrera son el FC Sochaux y el Lille OSC, aunque no consiguió triunfar en ninguno. El conjunto de Montbéliard se encomendó a las habilidades de Renard para tratar de salvarse del descenso, y aunque llegó con opciones a la última jornada, terminaría cayendo a la Ligue 2, tras lo que el francés decidió dimitir.

Respecto al conjunto del norte de Francia, el entrenador firmó por tres años en 2015, pero solo cumplió seis meses de su contrato por los malos resultados cosechados al inicio de temporada que relegaron al equipo al decimosexto lugar en la tabla.

Su pasado como jugador y lejos del fútbol

Antes de llegar a los banquillos, el seleccionador de Arabia Saudí fue futbolista y llegó a compartir vestuario con jugadores como Zinedine Zidane, cuando el galo aún era una joven promesa del AS Cannes, o Didier Deschamps, actual técnico de Francia.

Renard solo llegó a jugar un partido en la primera división francesa, y pronto se daría cuenta de que la máxima categoría le venía grande. Así, pasaría por varios equipos de menor calado hasta retirarse con 30 años en el Draguingan.

No siempre ha estado ligado al fútbol, pues pasó ocho años lejos de los terrenos de juego trabajando como basurero y limpiando edificios antes de decidirse a transmitir su experiencia en la élite desde la banda.

Una tragedia familiar

Cuando el francés dirigía a la selección marroquí en 2018, una tragedia familiar golpeó su vida: su hija, Candide Renard, fue víctima de una presunta agresión sexual cuando participaba en un programa de televisión, la versión francesa de Supervivientes.

Al parecer, los hechos habrían tenido lugar cuando el agresor, que negó la acusación, besó y tocó bajo la ropa a la víctima mientras esta dormía, recoge El Periódico. Al despertar, Candide apartó al hombre y se marchó. Lo ocurrido obligó a detener la grabación del reality, que finalmente sería cancelado.

Deja una respuesta